¿Qué es la Prenda? 

Cuando el cliente obtiene un crédito automotriz, la institución financiera constituye una Prenda y Prohibición sobre el vehículo que se adquiere, de este modo se asegura el pago de la deuda contraída con el mismo vehículo, ya que, de no pagarse el monto financiado, el vehículo puede ser rematado para así pagar con el producto de dicho remate la deuda pendiente.

De este modo, la Prenda y Prohibición son una limitación para trasferir la propiedad del vehículo, puesto que, hasta que el cliente no pague la totalidad de la deuda adquirida con la institución financiera que otorgó el préstamo, la propiedad del vehículo no podrá ser trasferida a otra persona mediante una compraventa. 

Entonces, una vez pagada la deuda en su totalidad, se da inicio al trámite de alzamiento de prenda y prohibición el cuál está regulado por la Ley N° 20.855, en la cual se establecen derechos y obligaciones para ambas partes. Esta regulación establece desde el 23 de enero de 2016 que será de cargo y costo de la institución financiera el otorgamiento de la escritura de alzamiento y su posterior ingreso en el Registro Civil.

El proceso debe ser iniciado por la institución que otorgó el crédito, sin necesidad que el cliente tenga que hacer trámite alguno para que este trámite se lleve a cabo. Así, la Ley establece, un plazo de 45 días corridos para liberar la prenda y un plazo máximo de 30 días corridos para informar al cliente que el trámite fue concluido.